Al caer la luz en Brooklyn

En Manhattan puede ocurrir, que los rascacielos no te dejen ver la isla, por decirlo de alguna manera. Por eso, las riadas de turistas buscan como locos alejarse un poco para poder contemplar mejor este centro telúrico de cemento, cristal y hierro. Algunos optan por subir al Top of the Rock (el mirador que hay en lo alto del Rockefeller Center) o al más conocido mirador del Empire State Building, para tener las mejores vistas. Sky is the limit. Otros optan por tomar el gratuito ferry a Staten Island o un barco para rodear la isla, para alejarse y acercarse como satélites orbitando alrededor de un planeta. Luego, hay quién busca otro punto de vista, separarse un poco más, para madurar la vivencia y serenar la vista. Encontrar ese punto de fuga desde el que digerir bien el viaje y observar sin miedo a perturbar la experiencia, dando esquinazo al principio de incertidumbre, que también se aplica al viajero…En mi caso, ese sitio resultó ser Promenade, en el elegante barrio residencial de Brooklyn Heights.

El Promenade es un paseo al borde del East River, desde el cual el downtown de Manhattan se levanta como un brillante escenario, como una cordillera de ladrillo y hierro. La postal es increíble, ya que por la derecha asoma el sólido puente de Brooklyn, y a la izquierda la ciudad se asoma al mar, con la Estatua de la Libertad recortándose entre la niebla. En mi caso, la tarde se despedía, al igual que el mes de marzo, y eso hacía que una luz increíble permitiese jugar con la cámara y el escenario de mil formas y con mil contrastes. Sentarse y contemplar la vida desarrollarse, relajarse y divagar o disparar fotos como un francotirador de recuerdos, todo está permitido en este lugar.

IMG_7367

Pero si las vistas son inmejorables, es el paseo en sí y el ambiente lo termina por engancharte. Aquí los turistas se mezclan con vecinos paseando o corriendo, con personas que simplemente pasan la tarde sentados en sus múltiples bancos, niños, ejecutivos de vuelta a sus casas…la vida. El barrio, a su espalda, tiene algo de vieja señorona, que mira de reojo a su llamativa y ruidosa vecina, pero es acogedor y elegante, con encantadoras terrazas de edificios decimonicos entre calles y árboles y jardines descuidados…dicen que los vecinos de Brooklyn Heights adoran su barrio y miran a los manhattanianos con misericordia, convencidos que viven mucho mejor. Tiene una atmósfera de histórico Nueva York, algo literario, quizás por ello algunos de sus vecinos fueron Thomas Wolfe, W.H. Auden o Norman Mailler. Quizás por eso nos gustó tanto ver caer la luz en Brooklyn esa tarde en Promenade.

IMG_7371

Anuncios

Un pensamiento en “Al caer la luz en Brooklyn

  1. Ya era hora de encontrar un buen blog de viajes!! aupa el gafapastismo de brooklyn, aunq nuestras futuras charlas de los jueves molarán mas!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s