El Cadillac de las hamburguesas

El edificio de ladrillo rojo del P.J.Clarke's's

El edificio de ladrillo rojo del P.J. Clarke’s

Estaba en Nueva York y quería una hamburguesa. Es lo suyo, ¿no?. Si vas a Roma, el cuerpo te pide pizza; si vas a Tokio, algo de sushi; si vas a Londres…en fin, quería una hamburguesa. La mejor, si es que es posible determinar ese absoluto en la galaxia de opciones que es la Gran Manzana. Nos habían dicho que no podíamos irnos sin probar la del P.J. Clarke’s, un lugar de esos que destilan personalidad. Qué mejor para probar una auténtica hamburguesa que un local que presume de haber tenido cinco dueños en sus más de 100 años de historia y, de los cinco, a ninguno les gustaba el cambio.

Subiendo por la 3ª avenida vimos el edificio de ladrillo rojo dónde se sitúa el restaurante, imperturbable entre un bosque de rascacielos y torres de oficinas. Seguro de sí mismo. La cosa prometía. Entramos al trote para protegernos del frio y lo que encontramos fue un local acogedor, con aíre de clásico. Una barra de bar digna de sitcom, de esas donde uno casi se imagina diciendo “Coño, ¿ese no es Woody Harrelson?, unas paredes tapizadas de recuerdos y fotos, una tremenda colección de botellas como peones de infantería, y una clientela de lo más variopinta, de esas que Sabina detallaría con castiza ironía.

Cómo teníamos que esperar a unos amigos, nos acodamos sobre la barra y pedimos unas cervezas, mientras revisábamos bien el ecosistema. Entrar aquí es entrar un poco en la historia de esta ciudad, y por todas las fotos, objetos y recortes que guardan las espaldas al barman, su papel no es del todo secundario. En pie desde 1884, el P.J. Clarke’s de la 3ª avenida (hay más, pero no son éste) ha vivido una depresión, una ley seca, dos guerras mundiales, los Bush…el nombre le viene de un camarero irlandés, Patrick Joseph “Paddy” Clarke,  que primero trabajó en el local y finalmente se lo compró al dueño. Y por ahí empezó a construirse el mito.

En un momento dado, esperando nuestro turno para entrar a comer, vimos como preparaban una fuente de hielo con ostras y marisco…no es lo que uno espera encontrar cuando viene buscando una hamburguesería, pero es que este plato es típico de aquí. Y no tenían mala pinta. Quizás este toque chic era lo que venía a buscar Marilyn Monroe cuando acudía al local. Porque a partir de los años 40 del siglo pasado, el P.J.Clark’s empezó a ser frecuentado también por las celebrities. Y con ellos, las anécdotas, la publicidad y eso tan difícil de construir, la leyenda. Dicen que Nat King Cole era un autentico fan y decía que aquí servían el Cadillac de las hamburguesas, o que fue en una de sus mesas donde Buddy Holly pidió en matrimonio a su chica, unas semanas antes de que su avión se estrellase el día que murió la música; también solían venir actores como Elizabeth Taylor o Richard Harris (del que cuentan que nunca pedía menos que cuatro vozkas dobles), o Jacky Kennedy, que solía traer a comer una burguer a su hijo, John Jr…un montón de anécdotas, que junto ese ambiente tan autentico, aderezaban una salsa difícil de no probar. ¿Estaría la hamburguesa al nivel de su historia?

Al final nos llamaron y pasamos al comedor. No era excesivamente grande, algo oscuro, pero mantenía la madera, las paredes de ladrillo, ese aire de intemporalidad y un ambiente animado. Nos sentaron en una esquina que nos daba un poco más de intimidad y nos atendió una camarera ya entrada en años, pero todo amabilidad. No hay ni que mirar el menú, aunque hay varias posibilidades. Hamburguesa, poco hecha, aros de cebolla, patatas fritas y de postre, tarta de queso. New York, New York. ¿Y bien?, mejor aún. No es muy grande, pero tremendamente deliciosa. Carne de gran calidad y nada prensada, una hoja de lechuga, tomate y un poco de cebolla; en el país del extra big, se demuestra que a veces lo simple es mejor. No quieres que se termine, un orgasmo cárnico. En pleno éxtasis, se nos acerco uno de los responsables y nos dijo que en esa mesa donde estábamos, la mesa número 20, es donde se sentaba Frank Sinatra siempre que estaba en la ciudad y quería una hamburguesa…y reconozcámoslo, Sinatra sabía lo que se hacía, ¿o no?.

Anuncios

3 pensamientos en “El Cadillac de las hamburguesas

  1. Me ha encantado el artículo No he estado en New York pero mantengo de siempre la ilusion por poder ir algún dia a visitar esa ciudad. Ahora , ademas de otros lugares tipicos, sé que no me perderé el P.J. Clarke’s, aunque tenga que comer una hamburguesa, porque tal como está descrito en este excelente articulo el sitio lo merece. M Lyon

  2. Muy interesante el articulo acerca de P.J, Clarke’s, trabajé en este local como bartender en el 72 y 73 gracias a un buen amigo irlandés que un año antes me introdujo en el club 21 y en la union hotelera y restauración. Nat King Cole nominó el Cadillac de las Hqmburguesas a la de queso, la mesa 20 era de Frank Sinatra, Dick Clark se comía la primera hamburguesa del año después de la entrada emitida en ABC network, Liza Minelli se agarraba buenas trompas y burgers, Edward Kennedy, otro que la empinaba a tope, le tuve de cliente en este sitio y en el Club 21 así como a otros muchos cuando el 21 era privado y dirigido en salas por un Barcelonés. Richard Harris comía hamburguesas con vodka, llamaba a Vinny, uno de los bartenders compañeros que siempre le atendía, y le pedía una hamburguesa y seis vodkas dobles, se agarraba unas trompas tremendas como la mayoría de los clientes del lugar, famosos y no famosos, En el 72 un bartender de tarde noche ganaba mas que lo que se gana hoy en el mismo lugar. Hoy trabajo en Oriente Medio y Singapur ya que terminé mi carrera en el 76, aunque suelo estar fuera de Nueva York resido en La Gran Manzana muy cerca del famoso lugar y de vez en cuando paso por P.J.C. Realmente no es lo mismo, creo que en Nueva York nada es lo mismo.
    Se comentó, cuando trabajaba en P.J. Clarke´s, que Kirk Douglas denunció al lugar a causa de unas costillas de cerdo por tiquinosis, el caso es que no llegó a mucho. Hoy solo las venden los sábados en especial del día

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s